La industria advierte: El SuperCanon digital disparará el precio de los Reproductores MP3, teléfonos móviles y memorias USB

Mientras las entidades gestoras reclaman un incremento del canon 200 veces superior que surgen de los estudios de reconocida solvencia, por presuponer que tanto los dispositivos como los soportes digitales se emplearán en vulnerar derechos de autor, AETIC niega tal afirmación y señala que el porcentaje que se emplea para copiar es en realidad mínimo; motivo por el cual lo ha calificado como el “ultra-canon

Pagamos todos

Para AETIC es inadmisible que se obligue a todos los ciudadanos a pagar un impuesto que sólo repercute en una pequeña minoría de individuos. De hecho, dado que las administraciones públicas deberán pagar el canon, en realidad todos los
contribuyentes estarán abonándolo incluso si no consumen este tipo de productos.
Jesús Banegas, Presidente de AETIC, ha señalado que “el canon deja en entredicho el derecho constitucional de la presunción de inocencia, obligando a pagar de manera previa aunque no se ejercite el derecho que las entidades de gestión reclaman”. “De igual modo, se equivocan si creen que con el canon se solucionará el problema de la piratería”, ha matizado Banegas.

Por otro lado AETIC exige que se mida concienzudamente qué canon aplicar a un
amplio abanico de dispositivos cuyo uso principal no es el de efectuar copias, como un disco duro portátil –tipo Pen Drive o tarjetas de memoria– que se emplea para grabar documentos profesionales o personales.

Además, los importes del canon se pagarán de manera indiscriminada, con
independencia de los ingresos. “En realidad se trata de un impuesto lineal donde los ciudadanos con una menor renta quedan en clara desventaja en la adopción de tecnologías”, ha explicado Banegas.

Cifras récord y pago de la Administración Pública

Según la Asociación el nivel de “ultra-canon” es insostenible en el tiempo ya que en determinados dispositivos la tasa impositiva supera con creces el valor del producto.

Así, AETIC cuantifica lo que se debería pagar en base a diferentes estudios sobre los usos reales de los equipos digitales, mientras que las entidades de gestión dan por sentado que todos los dispositivos se usan siempre, única y exclusivamente para copiar independientemente del resto de funcionalidades que incorporen. En este contexto se llegaría al absurdo de que los ingresos de un artista por la aplicación del canon superarían al de las ventas de sus discos.

Banegas advierte de que “por el aro del canon al final pasamos todos los españoles, ya que las administraciones públicas tendrán que pagar el canon. Por ejemplo los varios millones de euros que pagó en concepto de canon durante 2006 el Ministerio de Justicia. Una paradójica injusticia teniendo en cuenta que no se vulneraba ningún documento ni obra con copyright, al usar los soportes para conservar material propio como jurisprudencia, sentencias, etc.”

Transparencia del canon

AETIC señala que es muy importante que se sepa a dónde va dirigido este “ultracanon”, sobre quién revierte, y en qué medida se benefician los ciudadanos al abonar este impuesto obligatorio. En cualquier caso la Asociación recomienda que el canon, en el caso de aplicarse, nunca supere un pequeño porcentaje muy limitado del precio del equipo, ajustando el canon al uso que se haga del equipo, tal y como se está haciendo en otros países que emplean este sistema (entre el 2 y el 5 % del precio del equipo).

Además AETIC ha recordado que el problema del canon –que viene lastrado desde el
mundo analógico– tiene solución en el entorno digital gracias a la existencia de
medidas tecnológicas que evitan o limitan la realización de copias (TPM) o bien
permitan al autor la gestión de sus derechos (DRM). La protección de los derechos de autor en el mundo digital debería basarse en el empleo masivo de medidas tecnológicas.

De manera paralela este canon, de llevarse a cabo, provocará cambios en la
economía española: ralentización de la adopción de tecnologías clave, cierre de
empresas, crecimientos en el IPC, desviaciones de las compras a países –la mayoría- donde no hay canon así como un caldo de cultivo que generará fraudes fiscales. En esta línea, el canon motivo de discordia es una excepción local, un impuesto que solamente se aplica en una pequeñísima minoría de los 198 países del mundo. De hecho, el 95 % de la población mundial no está sometida a ningún tipo de canon parecido y más de la mitad de los países del mundo carece de legislación al respecto.

Un saludo a todos y espero que quede constancia de todo el mundo que nos están chorizando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s